jueves, 14 de mayo de 2009

El año que viene hay otra oportunidad

Nada de lo que ocurrió ayer puede considerarse una sorpresa. Todo entró dentro de lo previsible. Desde la derrota ante el Barcelona hasta el espectáculo coral de miles y miles de aficionados rojiblancos en Valencia, en Bilbao y en cada pueblo. Tan previsible era perder ante un equipo evidentemente superior, como entraba en cualquier cálculo que buena parte de la sociedad vasca viviera el partido como un acontecimiento histórico. Y escribo sociedad y no afición, de manera consciente. A miles y miles de los que ayer salieron a las calles ataviados con los colores rojiblancos, sin distinción de sexo, edad ni condición, el fútbol les interesa lo justo, por no decir nada, y no diferencian un corner de un penalti. Pero son del Athletic porque el Athletic es algo más que fútbol, como volvió a quedar demostrado ayer.
Para los que nos gusta el fútbol no fue una sorpresa lo que ocurrió sobre el césped de Mestalla; y para los que seguimos al Athletic, menos. Vaya por delante que parar a este Barcelona resulta prácticamente imposible y solo está al alcance de los más poderosos, de los que emplean sus mismas armas y similar o superior talonario. Del Chelsea, por ejemplo, que puede presumir de haber caído eliminado sin perder ningún partido de su semifinal ante los culés. De los seis goles que encajó el Real Madrid en su propio campo, mejor ni hablar. Establecido que lo más normal es perder ante el Barcelona, no me resisto a matizar que hay maneras de perder, y la del Athletic no me gustó. Caparrós no acertó ni con la alineación, ni con el dibujo ni, por supuesto, tampoco es una novedad, con el análisis sobre la marcha, eso que los modernos llaman leer el partido. La presencia de Yeste pegado a la banda derecha requeriría una explicación detallada que, por descontado, no se dará. La cesión de metros y la inferioridad numérica en el centro del campo, pertenecen también al capítulo de los misterios caparrosianos. La galopada de Touré Yaya en el gol del empate sin nadie que le saliera al encuentro, dice mucho de la disposición táctica del equipo. El miedo, o la empanada, con la que el Athletic regresó del vestuario tras el descanso, sólo pueden estar relacionados con la composición química de las famosas papillas que un amigo del entrenador administra a los jugadores en la media parte, o con un discurso absolutamente equivocado en el vestuario.
Para pretender ganar a este Barcelona tienen que concurrir tres circunstancias: una buena dosis de suerte, una noche negada de los culés y la perfección propia. Ninguna de las tres coincidieron en Mestalla a pesar de que durante la primera media hora, pareció que la ausencia de algunos habituales del Barça le estaba propiciando dudas y despistes en el engranaje general. Fue un espejismo, alimentado por el gol de Toquero, a quien se empeñan en equiparar con Endika, por aquello de establecer paralelismos fáciles con la final de hace un cuarto de siglo. Lo más probable es que quienes lo hacen nunca hayan visto jugar a Endika.
Seguramente el Athletic hubiera perdido de todas las formas, pero me hubiera gustado que lo hubiera hecho de otra forma, más en la línea del primer cuarto de hora, que de lo que ocurrió en el resto del partido. Me dio la impresión de que a raíz del empate, el equipo creyó, o le hicieron creer, menos en sus posibilidades y en sí mismo de lo que nos habían venido contando. Contrastan las lágrimas desconsoladas del final, propias de quien ve frustrada su oportunidad por muy poquito y en el último momento, con lo que había sucedido durante la hora y media anterior.
Las finales están para ganarlas y ésta se ha perdido y no diré que no importa, porque siempre tiene que importar una derrota. Era un cara o cruz, un todo o nada, y salió cruz, salió nada. Pero de esta final hay que extraer algunas conclusiones. La primera de ellas: que esta afición y esta masa social no se merecen los dirigentes que han protagonizado la bochornosa gestión de todo lo que ha rodeado a este partido. La segunda es que la presencia en esta final ha garantizado el relevo generacional. La afición más joven, aquella que no conocía lo que era una final, ya conoce al menos la mitad del asunto. Le falta la otra mitad, la que ocurre cuando se gana una final. Para que la afición más joven siga ampliando sus conocimientos, es imprescindible llegar pronto a la siguiente final...y ganarla. El año que viene hay otra oportunidad, y el siguiente, y el siguiente. En los tiempos que corren la Copa es la única competición asequible para un equipo como el Athletic y no siempre se va a encontrar con el Barcelona en la final. Creo que esa es la conclusión más importante.

llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

10 comentarios:

Jorge dijo...

Totalmente de acuerdo Juan Carlos, al Athletic le faltó mordiente desde que marcó el gol. Demasiado replegados, esperando. Y a este Barça, ni a ningún equipo, le puedes esperar porque pasa lo que pasa.

Yeste desaparecido, Llorente desaparecido, centro del campo inexistente. Sí, Caparros tiene que analizar bien su estrategia, que creo fue equivocada.

Pero me centro en lo positivo, en que hemos ganado. Se ha recuperado una generación para el Athletic, esos que no tenían el placer de poder haber visto un Athletic campeón. La próxima vez caerá.

Y es verdad que la Copa es el título más asequible. Pero también la UEFA, y no es ninguna bilbainada. Hasta cuartos-semifinales es un torneo relativamente fácil.

De todas formas, siendo realistas. El Athletic, futbolísticamente hablando, es un equipo muy pobre. Ahí también tenemos que mejorar.

Corto aquí porque va a parecer una Asamblea del Athletic y nos eternizamos.

BETI ZUREKIN, ATHLETIC BETI ZUREKIN!

Juan Carlos Latxaga dijo...

YO también creo que en la UEFA podemos tener un recorrido, por lo menos en las dos primeras fases, pero es que en la Copa, con un poco de suerte en los sorteos, te puedes poner en semifinales a poco que te centres. Hablando de Asambleas, vamos a ver si ahora alguien dice algo de lo que ha pasado en el entorno de esta final, (entradas, adjudicación de Athletic Hiria, traducción económica de todo esto, declaraciones de Palomar...) o aquí paz y después gloria.

Anónimo dijo...

Hemos perdido la final. No hay nada que decir. Han sido mejores que nosotros. Nosotros fuimos capaces de aguantar veinte minutos, diria yo. Pero bueno, ha sido una bocanada de Athletic que hacia falta. A ver si la siguiente llega pronto. Y se gana.

Pero vergüenza lo del "señor" Palomar. Y eso conlleva al presidente y la junta directiva. Si dice que ha dejado a 300 amigos sin entradas, jódeteeeeeee!!!!!
Claro, yo, socio, como no soy amigo de Palomar, que me den.
Que vayan sus amigos que no pisan San Mames en todo el año.
Sacando cuentas, si ha dejado a 300 sin ir, a cuantos les ha dado entrada este "buen hombre, que recoge firmas", que lleva diecitantos años en la directiva por el morro, que vive como un marqués desde que es directivo del Athletic. Un poco de por favor...
Si me paro a pensar... las dietas que tiene que pasar al club el individuo éste para sus comilonas y sus cubatas, y para otras cosas.

Pero claro, como es quien es (lechero), 3.000 entradas para el directivo ejemplar. Y si no se mosquea. Y los demás... que se jodan.

Si el presidente llega a ser como tiene que ser un presidente, hoy tenia que haber prescindido de un miembro de su junta. Y, más aún, Palomares tenia que haber presentado la dimision inmediatamente.

Luis Teclista

Antonio Piera dijo...

La única forma de jugarle al Barça, como se verá contra el Manchester, es física en defensa y clase en ataque, sin permitir la superioridad en medio campo saliendo un central a Messi cuando abandona su extremo. Los demás, encima y sin dejar jugar. No es fácil, pero tampoco imposible. Así lo hizo el Numancia y algún otro.

A mi entender, Caparrós intentó liberar a Yeste del marcaje de Alves y puso a ello a David García, quien por cierto se olvidó de ello enseguida. De este modo, y cubriendo las menos dañinas subidas de Puyol por su banda, se le suponía capaz de crear arrancando desde el falso extremo hacia el centro para servir balones. La idea no me pareció mala del todo, pero no fue bien aplicada. Al Athletic le faltó finalmente esfuerzo y entrega, que era lo que se le presuponía. Corrieron, pero como gallinas sin cabeza.

Bueno, otra vez será. Ánimos, que el alirón os espera.

Gontzal dijo...

Tras la decepción deportiva -¡vaya partido, qué horror- quedémonos con eso, con el espíritu Athletic plenamente recuperado.

Coincido en las apreciaciones de Antonio -un placer volverle a leer- y las tuyas JC. No estuvimos a la altura. Caparros, evidentemente, tampoco. Y las papillas, ¿de qué son?

Por mi parte ni perdono ni olvido lo de las entradas. Creo que no debemos dejar que caiga en saco roto. Tampoco que a Vocento se le dé mano ancha para hacer lo que le venga en gana. ¿Qué pintaban transmitiendo ellos a través de su birria de radio el partido?

Y sí, hay que ir a la asamblea a pedir explicaciones. Lo de Palomar es muy clarificador.

Anónimo dijo...

Como alguién ha dicho arriba.Hemos ganado una generación y esto es un elemento MUY POSITIVO. En poco tiempo pasará el humno de ls final y nos vamos a encontrar de frente con ls realidad. Una comisión de estatutos bloqueada. Un Presidente que permite que un ¿ vicepresidente? haga unas funestas declaraciones y se lo permite. Más aún deja zanjado el tema.Tenemos un Club en manos del Grupo VOCENTO.¿ Vamos a olvidar el sorteo? de entradas?.El oscurantismo de este Presidente , que nos prometia TRANSPARENCIA y nos mete a RAJOY en "nuestro" campo.
Por cierto tenemos el único entrenador que se permite el lujo de jugar una final con 10 jugadores. ¡¡¡¡¡Joder que somos de Bilbao!!!!. Deportivamente hablando la peor final de la última decada.
Que se termine de disipar el humo. Estamos en una situación más dificil y peligroso de lo que la parece. Que pase la resaca y nos pongamos a reflexionar en serio sobre nuestro presente y futuro,

Aviso a navegantes.Al retirar la entrada , se quedaban con fotocopía del D.N.I Y NO OLVIDEMOS QUE ESTAMOS EN PERIODO DE RECOGIDA DE CARNTES PARA HACERSE COMPROMISARIOS. ¿ Otro "AGUJERO NEGRO" en la "trasparente " trayectoria de esta Junta.

Me considero una persona educada y pite el hinmo y lo hice como EXPRESIÓN DEMOCRÁTICA de una realidad que algunos intentando ocultar. Aunque seamos tan modernos , que hasta tenemos un LEHENDAKARI LLAMADO PATXI.!¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡YA SOMOS EUROPEOS!!!!!!!!!!!!!..

Juan Carlos Latxaga dijo...

Pues a juzgar por los comentaristas parece que queda claro que el humo de la final no ha cegado nuestros ojos, ni abotargado nuestra memoria, pero ayer mismo pudimos ver a los directivos en feliz comandita haciéndose la foto con las autoridades así que no tengo muchas esperanzas, ¿eh Luis?
(de lo del pseudo recibimiento escribiré más adelante porque el asunto merece un post)
Anónimo en tu amplia batería de preguntas echo una en falta: ¿Quién va a avalar el presupuesto ahora que García Macua se ha puesto de morros con su señorito Jabyer?.
Antonio, tus apreciaciones tácticas son tan acertadas como tu ojo clínico al analizar el rendimiento del Athletic sobre todo en el segundo tiempo. Claro que también hay que recordar que una cosa es ordenar a un jugador que tape a un contrario y otra que pueda. De todas formas, mal Caparrós y mal la inmensa mayoría de los jugadores. Por cierto, acabo de leer en El País que Florentino piensa gastar 300 millones en fichajes y la información destila un entusiasmo del escribiente que no se si calificar de conmovedor o concluir que nos hemos vuelto todos locos definitivamente

Anónimo dijo...

Muchos demasiados interrogantes quedan y por supuesto el de los avales es uno de ellos. ¿ Pondrán a escote los directivos el aval? . Lo dudo.¿ Se hará una autocrítica seria alguna vez pot este presidente ?. También lo dudo.
Curioso el articulo de Fernando Lamikiz el otro día en DEIA o hoy AGUIRIANO en el CORREO. La solución a todos nuestros males pasa por la CANTERA GLOBAL o la conversión en S.A.D POPULAR . COMO MÁXIMO 5 ACCIONES POR ACCIONISTA. Más osado o más sincero se podría decir es PEYO SALABURU. Tiempos duros y dificiles se avecinan.Por cierto hacer lA CELEBRACIÓN.¿ NOS HACE DIFERENTES O NOS HACE CONFORMISTAS?. Me quedo con una frase leida. " Como aita me gusta . Como socio NO".Como SOCIO hay demasiadas interrogantes , que me preocupan y mucho. y ¿ el ATHLETIC sigue siendo patrimonio de los socios?. ¿O ya no? .

Juan Carlos Latxaga dijo...

Anónimo, yo diría que estamos metidos en una campaña perfectamente organizada en la que no sé qué es lo que pintan Lamikiz y Deia, (aunque lo sospecho).
No he leído a Salaburu, así que no sé a qué te refieres

Anónimo dijo...

Peyo Salaburu pasa de la cantera global y defiende abiertamente el traer extranjeros y abandonar " viejos romanticismos y tonterias por el estilo" . " Me gusta el fútbol expectáculo y si Lo queremos ver en el Athletic hay que traer jugadores de fuera sin ningún tipo de límites" SALABURU DIXIT.