miércoles, 14 de septiembre de 2011

Razones para el optimismo

Se dice que el ambiente anda revuelto en los entornos del Athletic, o sea que en tascas, oficinas y tajos se habla del equipo con más pasión de la habitual. No tengo datos para contrastar esa impresión. Si se dice, puede que sea cierto… o puede que se diga precisamente para que sea cierto, no sé si me explico, aquello del medio, el mensaje y todas esas cosas; la opinión pública y la opinión publicada, vamos. Parece que no son pocos los que están encantados de que el Athletic solo haya sumado un punto en los dos primeros partidos. Hay quien se proclama rojiblanco a los cuatro vientos cuando en realidad lo es según el viento que sople en cada momento. Hay quien se toma esto de las elecciones tan a pecho que si no ha ganado el candidato que él ha votado parece que le estés mentando a la madre. Cosas de la naturaleza humana, de las pasiones futbolísticas y de las otras. El asunto me empieza a recordar aquel aciago 1994, cuando hubo quienes llegaron a emplear contra Irureta un argumento de tanto peso como el hecho de que vistiera de chandall en el banquillo. No es broma, ya he oído -y leído- por ahí, que a Bielsa siempre se le ve con el mismo chandall gris de la equipación del Athletic. El siguiente paso será oir y leer, que Bielsa es un triste. El argumentario de cierto tipo de gente tampoco es que dé para mucho más, qué le vamos a hacer. Ahora que a treinta grados de temperatura en la calle hay quien ya habla de turrón, prefiero buscar razones para el optimismo; y he encontrado un buen puñado. El rosario de ocasiones que ha hecho el Athletic, sobre todo ante el Trabzonsport y el Espanyol, el tiempo que los rojiblancos jugaron en la parcela contraria en el partido de Cornellá, la variedad de recursos que han mostrado los rojiblancos para llevar la pelota al corazón del área contraria, el brillo con el que nos deslumbra Muniain jugando en su sitio y liberado de tareas de contención, la rapidez con la que Bielsa decide los cambios y su capacidad para corregir sobre la marcha…Ya, ya sé que a cambio se puede oponer que mejor que corregir sobre la marcha es acertar de salida, los fallos defensivos (que en el Athletic, por desgracia, no son patrimonio de ningún entrenador) la misteriosa desaparición de Iraola, el heredado asunto de los laterales, Ekiza, los goles fallados… Nada que no se pueda corregir a corto o medio plazo, o cuya explicación no nos la proporcione el tiempo, juez implacable que da y quita razones. Es más fácil ganar jugando bien que jugando mal. Y el Athletic está jugando bien en líneas generales. De momento, me quedo con eso (publicado como colaboración en www.eldesmarquebizkaia.com)

3 comentarios:

Urtzi Jaureguibeitia dijo...

Creo que el ambiente no está revuelto, es ridículo que lo esté. Esto acaba de empezar. Lo que sí noto es mucho miedo contenido y muchas ganas de decir "si ya lo decía yo".

Yo defendí a Caparrós hasta el último minuto. Creo que sus logros, hoy por hoy, son insuperables. Leí tu post anterior en el que con acierto decías que parece que para algunos el Athletic se fundó con su llegada. Yo sé que no. Llevo desde que nací por San Mamés y conozco la historia, pero en mi opinión es el mejor entrenador que yo he conocido hasta la fecha. Repito, yo he conocido. Y como todo, esto es terriblemente subjetivo.

Bielsa puede gustar más o menos en sus formas pero creo que se está cayendo en argumentos ridículos tanto para atacarlo como para defenderlo. El tema chandal como ejemplo, pero también conozco quien argumenta la de vídeos que se enchufó desde la lejanía antes de llegar. Hombre, como diría Clemente las vacas de Lezama ven fútbol todos los días y no tienen gran idea.

En definitiva, coincido en mucho de lo que dices y soy paciente con Bielsa. Sin embargo, tengo la impresión, y no es más que una impresión, que no son los aficionados que defendieron a Caparrós quienes terminarán por enrarecer el ambiente sino la cantidad de medios que no están por la labor de dar muchas oportunidades al nuevo mr.

Juan Carlos Latxaga dijo...

Kaixo Urtzi. No sé cuántos entrenadores del Athletic has conocido, creo que yo he visto a algunos más y pienso que comparar a unos y a otros es imposible, además de ocioso. En un equipo como el Athletic los resultados, con ser lo más importante, no lo son todo. Habría que analizar cómo ha tratado cada uno a la cantera, cuál ha sido su relación con Lezama, en qué medida ha colaborado en la progresión de determinados jugadores, o en su fracaso...en fin, demasiadas variables como para comparar. Por remitirnos a los últimos años ¿Luis Fernández te parece peor que Caparrós? ¿No tuvo mérito el trabajo de Mané? (fue él quien salvó al equipo, pese a que ahora se repita que Caparrós ha sacado al Athletic de no sé dónde). ¿Nos olvidamos de la aportación de Heynckes sobre todo en la primera época?. ¿Qué me dices de Valverde?
En cuanto a que los resultados de Caparrós son hoy por hoy insuperables, te repito el argumento: ¿Te refieres al sexto puesto del año pasado, a la final de Copa?. Algunos ejemplos. ¿Consideras un peor resultado quedar el doce en Liga y ganar la Copa?. ¿Quedar el diez en Liga y llegar a semifinales de Europa League?. ¿Caer ante el Numancia en Copa y quedar quintos en Liga?. ¿Quedar octavos en Liga y caer en cuartos de Copa y meter media docena de goleadas en Liga dando un buen espectáculo en muchos partidos?. ¿Consolidar a Ruiz de Galarreta y descubrir a un par de chavales del Bilbao Athletic?.
Ya veo que eres muy joven, (no te preocupes, se te pasará con el tiempo), lo de las vacas no lo dijo Clemente. El copyright es de Piru Gainza. Un saludo y bienvenido a este blog

Gontzal dijo...

Se le afean a Bielsa las probaturas, pero cuando llegó Luis Fernández y alineó a Alkiza en el medio centro, y se le dejó trabajar, apareció un jugador que asombró a propios y extraños.

La sombra del 94 es demasiado alargada, el revanchismo no es nuevo, y este estilo de los salientes me recuerda, y mucho, al lertxundismo derrotado.

El maratón de partidos va a eclipsar, de momento, la otra dimensión, la que se está preparando por la más que posible disparidad de criterios contables. Al loro.

Sobre lo de Caparrós... yo que debuté como socio con el Athletic de Clemente, que viví maravillado la transformación con Heynckes, que disfruté como un enano con la locura ofensiva de Luisfer o con el juego de Valverde... me cuesta valorar su labor al margen de ciertos resultados.