jueves, 22 de septiembre de 2011

Este proyecto se merece un voto de confianza

Al Athletic no le queda otra que apelar a la paciencia y al sentido común de todos sus integrantes, empezando por los socios, después de la nueva derrota cosechada en Málaga. El ambiente post electoral está haciendo estragos y eso es lo peor que le puede pasar a un equipo que sigue amagando pero no acaba de concretar. Ha estado muy oportuno Pako Ruiz en Deia recordando que Heynckes empezó su segundo ciclo en el banquilllo rojiblanco con los mismos números que ahora tiene Bielsa. Estaría bien que lo tuvieran en cuenta quienes datan la fundación del club en 2007, más que nada para que tengan una referencia. Entonces no se habló ni de crisis, ni de finales. El prestigio del técnico alemán no estaba en cuestión y la temporada acabó con tranquilidad y un equipo en crecimiento. Lo deseable sería que ahora sucediera lo mismo; otra cosa será que ocurra, tal y como se está agitando el ambiente en algunos círculos.
Sigo apoyándome en terceros. En un momento dado de la retransmisión del partido de Málaga, el comentarista de Canal Plus hizo una reflexión en voz alta: 'La verdad es que suerte, lo que se dice suerte, no está teniendo el Athletic este año', afirmó cuando el marcador todavía no se había movido. Apelar a la mala suerte después de la tercera derrota consecutiva en Liga puede parecer banal, pero es que en el caso que nos ocupa, es difícil sustraerse a contemplar este factor, de peso más que probado en una actividad que no deja de ser un juego. Baste recordar cómo jugó el Athletic en La Rosaleda el año pasado y cómo empató Javi Martínez en el descuento y compararlo con lo que sucedió anoche. Las ocasiones falladas en Cornellá y los regalos concedidos graciosamente al Rayo y al Betis completan el cuadro. ¡Claro que el análisis debe ser más profundo!, pero contemplando todas las variables.
Confieso que después de la escabechina que sufrió la estructura defensiva del Athletic ante el Betis, esperaba el partido contra el Málaga con inquietud. Ni la entrada de Ekiza parecía suficiente para apuntalar una defensa tan ruinosa, teniendo en cuenta que Bielsa apostaba de salida por colocar al etéreo Iturraspe como medio centro. El desarrollo del partido volvió a poner de manifiesto que los designios del fútbol son inescrutables. Ante un Málaga de poderosísimo juego ofensivo, la defensa del Athletic opuso un fútbol de tanta garantía que el equipo andaluz llegó al descanso habiendo cobrado un disparo al palo en saque de falta y una penetración peligrosa por la la banda que acabó en remate alto. A cambio, el Athletic había ofrecido una lección de solvencia en su retaguardia y un fútbol de ataque inusual para cualquier equipo que juega fuera de casa. Otra buena noticia fue el desempeño de Oscar De Marcos como lateral izquierdo hasta convertirse en el jugador más destacado en el bando rojiblanco. Bien en defensa y contumaz corriendo su banda una y otra vez, el chaval se desveló como el lateral que necesita el juego que propone Bielsa. Como Iraola mejoró notablemente respecto de su actuación del domingo, el Athletic dispuso de suficientes alternativas en las dos bandas como para terminar dominando el partido a partir de los primeros veinte minutos. Son aspectos estos, que se quedan en el limbo de las crónicas enterradas por la crudeza del resultado. De ganar en Málaga ahora todo el mundo estaría hablando de las cosas positivas del equipo, que las hay, pero en cambio, el aficionado medio, en su tendencia al masoquismo, prefiere recordar la lentitud de Llorente en el área, el regate que siempre le sobra a Susaeta, pese a que el de Eibar está asumiendo un protagonismo importante a las órdenes de Bielsa, o la frialdad de Gabilondo. Claro que siempre nos quedará Muniain, en cuyas extraordinarias cualidades coinciden ganadores y perdedores de los comicios, si bien ahora nadie recuerda, la memoria es selectiva y frágil, que si el navarro está destacando este año sobremanera, hasta convertirse en el líder del facto sobre el terreno de juego, es porque por fin, está jugando cómo y donde verdaderamente puede desarrollar todo su fútbol.
Pero queda dicho que todas las reflexiones vienen marcadas por ese único punto que figura en el casillero del Athletic a estas alturas. Y es verdad que el equipo ya empieza a necesitar una victoria como el comer para revertir la tendencia. Una victoria que sirva sobre todo para que los jugadores no pierdan la fe, un triunfo que permita aclarar el panorama y que garantice al proyecto un voto de confianza, que sin duda merece por todo lo que apunta, acallando esas trompetas empeñadas en anunciar el apocalipsis.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

9 comentarios:

Gontzal dijo...

Jodé, nuevamente coincidimos al 100%, me consuela, porque algunos me hacen creer que o soy un chalado o un ganorabako por confiar en lo que estoy viendo.

A destacar el juego, la mejoría defensiva ante un rival muy peligroso y armado, y las aportaciones de Ekiza, de Marcos y Susaeta. Incluso la solvencia a ratos de Iturraspe, a pesar de la falta que precede al gol.

Preocupante la falta de fluidez a partir de la línea de 3/4 de ataque.

Coincidimos en destacar lo del puesto con Heynckes, cómo se logró el empate el pasado año, el concepto ese de fortuna, el ambiente post-electoral, la alusión al bienio negro y el apocalípsis.

Alguno todavía me dirá que te copio lo que escribes. Al tiempo. Yo pienso que la conexión debe venir por otra vía, no sé, serán los pintxos del Sustrai.

Iñaki Murua dijo...

+1, salvo en lo de os pintxos del Sustrai. Creo que eso es un factor concurrente, jaja. Debe ser otra conexión.

Juan Carlos Latxaga dijo...

Creo que uno de los mayores problemas de este equipo es que no acaba las jugadas y las pérdidas de balón le dejan casi siempre vendido. Es mejor tirar a las nubes como hizo David López en una jugada, que perder el balón en esa posición.
En Málaga hubo menos remate que en otras ocasiones con similar número de llegadas al área. Nos hace falta un killer mientras Llorente no sea más resolutivo.

Gontzal dijo...

Por cierto JC, me ha sorprendido ver cómo te están marcando de cerca las huestes algorteñas de Pedro J.

Qué pena que eso de consultar la hemeroteca no suela ser bilateral. Así alguno igual podría explicar las razones de pasar de ser vetado para entrar en el campo por críticas al presidente a ser uno de sus mayores defensores.

Urtzi Jaureguibeitia dijo...

Creo que el tema elecciones, escopetas cargadas y demás empieza cansarnos a todos. Es momento de hablar de fútbol y de animar al equipo. Cero pitidos en San Mamés y menos cuando el equipo falla.

En cuanto al juego hay cosas que han cambiado mucho. No podemos hablar de los jugadores como lo hacíamos los años anteriores. Por ejemplo, Llorente no está, a día de hoy, para caer a banda y jugar a 25 metros del área. No lo ha hecho en cuatro años no lo va a hacer en cuatro semanas.

Toquero, con lo bueno y con lo malo, era capaz de pescar esos balones. Recuerdo un par de jugadas en San Mamés el otro día en las que pensé "hay es donde estaba Toquero". Pero no estaba.

No me gusta lo que está intentado hacer Bielsa con el equipo. Al margen de elecciones y demás temas. No haber votado a Urrutia también me da derecho a hablar sobre el Athletic en términos deportivos sin ser faltón ni tener dobles intenciones. Que no las tengo, os lo aseguro. Simplemente como aficionado, socio y persona que ha jugado al fútbol pongo en una balanza uno y otro estilo y me gustaba más el anterior. Punto.

Eso sí, cuando vosotros tengáis razón, que espero sea pronto, seguiré comentando en este blog y diré: vale, no tengo ni puta idea del Athletic ni de futbol. Y soy, como Bielsa, de los que no tiene problema en reconocer cuando me confundo. Así que tranquilos, lo haré.

Y sí me gustaría resaltar, una vez más, que hablo desde lo deportivo. Me da igual Urrutia, Macua, Bielsa y Caparrós. Hablo de cómo veo el equipo.

Urtzi Jaureguibeitia dijo...

He olvidado poner que comparto plenamente lo de Susaeta. Está siendo el jugador más valiente de lo que va de temporada. Pide el balón y se la juega.

Gontzal dijo...

Urtzi, yo creo que todo el mundo tiene derecho a criticar al equipo, independientemente de lo que haya votado o piense del presidente.

El problema está en aquellos que hacen crítica interesada, silban, como bien dices, o desestabilizan.

Pero cuestionar a Bielsa, hablar de lo que gusta o deja de gustar, a mi al menos me parece que es lo que a todos nos apetece, hablar de fútbol, discrepar... y es sano. Siempre que sea por el bien del Athletic. En algunos casos parece claro que algunas críticas (favorables y desfavorables) son basadas en amiguismos.

Y no creo que sea cuestiones de tener o no razón, de echarse en cara el ya lo dije yo, yo ya lo sabía, en 2008 dijiste.... Lo entretenido de esto es robarle unos minutos a la rutina diaria para charlar sobre la actualidad del Athletic, que es una de las salsas de la vida!!!

Urtzi Jaureguibeitia dijo...

Gontzal, imposible expresar mejor lo que pienso.

Juan Carlos Latxaga dijo...

Gontzal, el mundo es...un pañuelo