sábado, 13 de marzo de 2010

El próximo que lo tire Toquero

Lo de los penaltis este año ya pasa de castaño oscuro. Gabilondo se convirtió en Gijón en el quinto jugador que falla desde los once metros. De lo doce penaltis lanzados este año, el Athletic ha fallado cinco, casi la mitad. Algunos han costado puntos, como el de Gijón, donde los de Caparrós se dejaron dos. Llorente, que empezó fallando este año, ha transformado los tres últimos que ha tirado. Estaba sobre el césped del Molinón, pero el que tiró fue Gabilondo. Será por esas cosas de las sensaciones que dicen los futbolistas de ahora. Antes los futbolistas no tenían esas cosas. Estaban bien o mal; en forma o en baja forma. Ahora no, ahora tienen sensaciones, que pueden ser buenas o malas; motivación, que viene a ser dicho en fino algo así como ganas de dar el callo, o no. Estamos supermotivados, suelen decir en vísperas de jugar contra el Madrid o el Barcelona. Rara vez se les oye semejante cosa cuando el rival es el Valladolid o el Xerez. Cosas del fútbol moderno. El caso es que cuando Fernández Borbalán decretó penalti en la caída de Toquero, Llorente debió de tener malas sensaciones y Gabilondo se encontraría supermotivado. El resultado fue que el Athletic arrojó a la basura la mejor de las ocasiones de las que disfrutó en El Molinón, sobre todo en la segunda parte. Si fuera por motivación, confianza en sus propias fuerzas y buenas sensaciones, Toquero debería ser nombrado desde ya responsable del negociado de penaltis. Desde luego no interpretaría la suerte peor que sus compañeros. ¿Qué pasa?, ¿que todavía no tiene los suficientes galones?
Es un tema éste de los penaltis que Caparrós deberá tomarse en serio. A estas alturas queda claro que el método de que los tire quien levante el dedo no está siendo eficaz. No sé si el entrenador deberá establecer un escalafón de obligado cumplimiento o el Athletic deberá contratar un especialista para que enseñe a los chicos a tirar los penaltis. Total, un especialista más no se notará especialemente en el presupuesto y si tenemos ayudantes, entrenadores de porteros, dietistas, masajistas, recuperadores, psicólogos, médicos diversos y demás gremios, por qué no un entrenador de penaltis, un Panenka, pongamos por caso. Cualquier cosa con tal de evitar esta sensación de bochorno, ese raro fenómeno, caso único también en el fútbol mundial, de un equipo y una afición que cuando les pitan un penalti a favor no saben si alegarse o protestar al árbitro.
También resulta curiosa la elasticidad con la que se toma la disposición táctica un entrenador que, como Caparrós, pasa por ser un profeta del rigor táctico y el trabajo ordenado. En Gijón el técnico volvió a su fórmula más industrial, con Orbaiz, Javi Martínez y Gurpegui juntos en el centro del campo. A los veinticinco minutos Iraola hubo de ser sustituido y Caparrós optó por dar entrada a Susaeta y retrasar al lateral a Gurpegui. La maniobra cambiaba por completo lo que podríamos definir como la filosofía del equipo. Nada tiene que ver el centro del campo original, con el formado por Orbaiz y Javi Martínez por el centro, con Gabilondo y Susaeta en las alas. El primero caracteriza un equipo pensado para la contención; el nuevo propone un juego totalmente opuesto. Caparrós, tan riguroso y ordenado, fue en Gijón, mobile cual piuma al vento. Qué cosas.
Lo bueno del asunto es que así, sin querer, el Athletic fue haciéndose con un partido que empezó sin dueño y acabó haciendo méritos sobrados para llevarse los tres puntos una vez más en su campo talismán. Nada que reprochar por ese lado. Más por las circunstancias del partido que por tener un plan preconcebido, el Athletic cumplió con su palabra de ir a por el partido para confirmar que sus aspiraciones europeas van en serio. Si no se llevó los tres puntos fue porque desperdició un penalti, porque Llorente no está fino y porque el Athletic sigue teniendo muchas dificultades a la hora de la creación. El último cambio, el de Muniain por Toquero en el último minuto, hay que tomarlo como una broma de Caparrós para cerrar el partido. Hay días en que más vale aferrarse al sentido del humor si no se quiere criar una úlcera.

llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

9 comentarios:

Iñaki Murua dijo...

Por compromisos sociales (jeje) no pude ver más que un poco del final del primer tiempo, y fíjate que no me extrañó lo del penalty fallado. ¡Qué razon tienes, JC, si casi pensamos que lo vamos a fallar según lo pita el referee! ¿También para eso caso único en el fútbol mundial?

Roberto dijo...

Hola Juan Carlos:

Coincido en que merecieron los 3 puntos y en que el Athletic fue a por el partido desde el final del primer tiempo.

No suele ser nada habitual que nos piten tantos penaltys a favor. Y me quedo con que Gabilondo es uno de los que mejor anda últimamente, incluso cuando Iraola falla en Villarreal algunos pensaron en él, por su gol. Pena que fue sustituido.

Es cosa de rachas y de malos lanzadores. Esto se entrena y se mejora, pero ¿hace falta profe particular? ¿podríamos asumir que desde Larrazabal no tenemos lanzador de penaltys fiable?

¿Ayer se raja alguno o Igor coge el balón cual Cristiano Ronaldo?

Creo que todos coincidimos que con las formas de ayer en más de la mitad del partido, este Athletic gana casi todos los partidos...

Un saludo para todos.

Antonio Piera dijo...

A lo mejor no lo tiró Toquero porque no se aguantaba la risa del piscinazo (qué quieres, yo no vi penalty ni en broma), pero visto lo visto estoy seguro de que es de los que los meten. En cambio, va y lo tira Gabilondo, que llevaba la tarde sin dar una a derechas y con todos sus disparos en plan ensayo de rugby. Sospecho que el vestuario manda demasiado por allí (aunque en todas partes cuecen habas).
De todos modos, enhorabuena por la marcha del equipo, sin alharacas pero p'alante.

Juan Carlos Latxaga dijo...

Ya somos el único equipo que prefiere que nos piten un corner a favor que un penalti, Iñaki.
Roberto, yo también creo que Gabilondo tiene técnica suficiente, pero ya ves, esto no es tanto un problema de técnica como de cuestión mental. Empiezan a estar obsesionados, y eso tiene muy mala solución.
Antonio, la evolución de Toquero es asombrosa. Ya hasta sabe engañar a los árbitros. ¿Qué será lo próximo?. Este chico es una caja de sorpresas y todas agradables

Mikeldi dijo...

Yo estoy con Roberto en que si el Athletic sale así, pocos puntos se van a escapar. Algún dia entrará. Me molesta que seamos tan "amigos" cuando estamos cara a puerta y que no seamos capaz de fusilar un portero como LLorente en el ultimo minuto. Que Susaeta parece que le tiemblan las piernas cuando se acerca a la portería. Que Orbaiz saque un solo corner más, si Gabilondo los saca por lo menos decentemente. Que Iturraspe no tenga más minutos antes de que Orbaiz acabe en el geriátrico. Que no se haya probado con nadie para dar refresco a Iraola. ¿Tan difícil es sacar un lateral derecho? ¿Qué es de Eneko Bóveda? ¿por qué no puede jugar Muniain por detrás de Toquero y LLorente como media punta?
En cuanto a los penaltys, estoy con Juan Carlos en que es un tema más mental. Larrazabal no tendría la técnica de Garitano ni de Yeste, pero era un tío que estaba absolutamente seguro de que la iba a meter. Se fijaba en el balón, y al portero ni lo miraba...ostión y para adentro. Toquero estoy convencido que podría hacer lo mismo. Para carácter el suyo. Y si, también creo que aprende rapidísimo y es bastante mejor de lo que muchos piensan.

Juan Carlos Latxaga dijo...

Mikeldi aportas una lista bastante larga de cosas a corregir, justo después de afirmar que si el Athletic sale así pocos puntos se le van a escapar. Coincido en casi todas tus apreciaciones, sobre todo en la falta de resolución en el área contraria y en el asunto del lateral derecho.

Mikeldi dijo...

Me refería a que si el Athletic juega con la actitud de la segunda parte, no debería tener problemas para ganar los partidos en general.

Seguramente se deberá más a deméritos de los contrarios que a otra cosa, pero esos son los puntos que no podemos dejar. Evidentemente en el Bernabeu o el Camp Nou hay que hacer bastante más que eso. Pero yo me refiero a estos partidos contra equipos de la zona media o baja.

Las cosas a corregir que menciono son pequeños cambios a mi entender lógicos que creo harían crecer al equipo facilitando rotaciones y dándole más recursos.

No entiendo que se pretenda fundir a Iraola, para que cuando se lesione y salga por ejemplo Bóveda, la lie el chaval y se diga que le faltan minutos. O que Iturraspe eche un partido majo en Sevilla y no vuelva a jugar. Luego se lesionará un tío amortizadísimo como Orbaiz y el mozo andará falto de ritmo.

La lástima es que hasta que Caparrós no acabe su andadura en el Athletic y venga alguien con miras a dar ese salto de calidad, el tema seguirá por los mismos derroteros. Un amigo sevillista gran admirador de Caparrós me dijo que Caparrós construyó el equipo, pero que tiene un tope, que el Sevilla no hubiera pasado de jugar la UEFA con él. Para que el Sevilla pasara a tener los resultados y el caché que ha tenido posteriormente tuvo que ir Juande a utilizar lo que Caparrós había forjado y empezar a esculpirlo. Ahí dejo eso(y no estoy pidiendo que venga Juande).

En cuanto al tema de los penaltys, yo al primer lanzador que vi es a Dani con sus paradinhas. Todos los demás la rompían y casi siempre chutaban los mismos. Hablo de Urtubi, Goiko, Garitano o Larrazabal. Si LLorente metió el último contra el Tenerife, pues que los siga tirando aunque falle.

Gontzal dijo...

Poco que aportar a lo que todos habéis dicho.

Mikeldi muy interesante tu último comentario y me quedo con la reflexión sobre Caparrós que haces. Es muy acertada. Yo también creo, com tu amigo sevillista, que era el momento de que viniese alguien a hacer crecer a este equipo.

Mikeldi dijo...

Gontzal

Creo que no se trata tanto de que venga alguien para sustituir a Caparrós, como de que venga la persona correcta. Me explico.
La labor de Caparrós está ahí, y aunque no sea santo de mi devoción, hay que reconocer que esta ha sido de muy buena a excelente en el proceso de revitalizar un equipo que hace no tanto se arrastraba.

Hay jugadores que o bien porque se los ha encontrado Caparrós sin quererlo (San José) o por mérito del mismo Caparrós (Llorente) han crecido o se han revelado como grandes futbolistas. Ya incluso parece que el Athletic gana algunos partidos con cierta suficiencia, quizás sin brillo, pero con ciertas dosis de solidez. Se ha convertido en un equipo de esos pegajosos y contundentes que sabes que vas a tener que sudar tinta para superar.

El otro día leí unas "perlas" que nos dedicó Pellegrini sobre que eramos "toscos y previsibles". Pues este equipo "tosco y previsible" ganó a sus "300" (millones, me refiero).

Si a esa capacidad innegable para el stajanovismo se le tratara de aportar cierto trato al balón en la salida, sin descartar el futbol directo, por supuesto (no podemos aspirar a jugar a treinta toques como el Barcelona), el equipo dispondría de más alternativas con jugadores como Llorente, que es algo más que un mero "bajamelonazos", De Marcos, Muniain, Iraola, San José,etc.

El tema es que creo que no debería venir alguien del perfil "perdonavidas" de Heynckes ni vendedores de humo estilo "Stepi" o Lillo, pues es indispensable que quien venga sepa y esté dispuesto de antemano a apostar por los mimbres con los que cuenta y que crea realmente en las posibilidades de este equipo. Lotina? Valverde? Quien sabe.

Por eso creo que es un proceso que se debiera llevar con el mayor de los cuidados. Me da miedo que en medio de una batalla electoral como la que se avecina nos cuelen algún "vendedor de crecepelo".