jueves, 28 de junio de 2012

El timo del jeque brasileño

El presidente del Getafe, Angel Torres, posa orgulloso con un camarero brasileño disfrazado de jeque

Aquí los dos artistas posando partiéndose de la risa

Quédense con estos nombres: Joan Batalla Juanola y Marc Toscas Buxó. Son dos pájaros de cuenta que sin necesidad de un Ozores que les dirija han mejorado cualquier película de timadores que hubieran podido protagonizar Esteso y Pajares. A lo suyo no le ha faltado de nada: inmejorable puesta en escena, incluidos viajes a Dubai, estancias en el hotel más caro del mundo e invitaciones en restaurantes de lujo y, lo que es mejor, un extra disfrazado de jeque árabe, que no se le hubiera ocurrido ni al Berlanga de imaginación más calenturienta. Un jeque que era en realidad el camarero brasileño de un bar próximo al despacho de los pájaros de cuenta, al que pagaban cincuenta euros por actuación. Me puedo imaginar la escena de estos dos tipos discurriendo el guión de su estafa en el despacho.
-Nos haría falta un jeque que diera el pego, Marc.
-Y ¿de dónde sacamos nosotros un jeque, Joan?.
-Espera un momento, ¿tú te has fijado en la pinta de moro que tienen el camarero ese del bar del Jordi?, sí hombre, sí, el más moreno.
-Coño, pues es verdad. A ese le pones un turbante y te sirve de rey en una fiesta de moros y cristianos.
Ya tenían el despacho decorado con fotos suyas posando con personajes famosos, que aquello parecía un asador castellano lleno de retratos dedicados por gente de la farandula, el politiqueo y la realeza, pero ya se sabe lo impresionables que son los primos cuando les pones delante del famoseo. Los primos piensan que a lo mejor, un día su foto mirando sonriente al vacío también adornará tan distinguidas paredes.
Preparado el escenario y diseñado el guión solo les faltaba encontrar un primo al que colocar el cuento. En este país los debe de haber a cientos, porque todavía se pueden leer de vez en cuanto noticias de gente a la que le han metido el timo de la estampita o un tocomocho, así que si hubo quien fue capaz de venderle un tranvía a un señor particular, cómo no iban a vender estos dos una inversión multimillonaria teniendo como tenían a un jeque árabe ful de gancho.
A Batalla y Toscas, nuestros dos héroes, nos les faltaron julais donde elegir y eligieron a uno del mundo del fútbol, en el que debieron apreciar algunas cualidades innatas que le hacían víctima propiciatoria de su timo.
Angel Torres llevaba tiempo intentando deshacerse del Getafe, así que les debió resultar sencillo colocarle la historia del jeque. Para disipar cualquier duda hasta le invitaron al hotel más caro del mundo, a todo confort y que no falte de nada, y allí se fue el bueno de don Angel con muda limpia, la corbata de los domingos y una camiseta del Getafe en la que serigrafió el nombre de su benefactor, un detallazo que le debió costar un pico teniendo en cuenta la onomástica que se inventaron Batalla y Toscas para el pollo, nada menos que su alteza real el jeque Butti bin Suhail Al Maktoum, pero hay ocasiones en las que no puedes reparar en gastos. Qué menos que tener un detalle si tu te llamas Angel Torres, que anda que no habrá gente que se llame así solo en Alcorcón, y tienes que darle la mano a don Butti bin Suhail Al Maktoum, Butti para los amigos desde entonces.
Se llevó además a uno de sus mejores jugadores, Manu del Moral, convencido sin duda de que con la ilusión de tocar a un futbolista de verdad, al jeque se le abriría la cartera con más facilidad.
Fue Torres a Dubai, firmó, se hizo fotos y videos para la posteridad y al regreso lo contó a la prensa con cara de misterio. "Ya tengo un patrocinador para el Getafe", dijo a los periodistas mientras ponía ojitos soñadores viéndose alternando con Abramovich por lo menos.
Claro que Batalla y Toscas lo contaron mucho mejor puesto que concedieron una exclusiva en la que contaban todo tipo de detalles. Aquí se pueden leer sin perder ripio y créanme si les digo que merece la pena. El timo elevado a la categoría de obra de arte si obviamos pequeños detalles como la construcción de un nuevo estadio, el New Royal Emirates Stadium de Getafe, en cuatro meses
A la vista del éxito obtenido, Batalla y Toscas intentaron repetir la jugada con el Espanyol, pero para entonces los Mossos d'esquadra ya debían de andar con la mosca detrás de la oreja y el asunto acabó con los timadores a la sombra.
Ozores hubiera rematado la película con las imágenes de los señores del hotel más caro del mundo, del restaurante de lujo, el de la limusina y el de la tienda de alquiler de disfraces blandiendo facturas mientras aparecen los títulos de crédito. Permanezcan atentos a sus pantallas
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

2 comentarios:

michelle dijo...

Sinceramente JUANCAR, viva el INGENIO!!!!!! los españoles selen vivir del cuento con bastante menos talento y bastante más delito.... en esta aciaga noche me has alegrado con la foto.

Anónimo dijo...

Los amigos del Xicola,vaya banda